Mariachi gringo: de cómo vender una idea de México

06-06-2012

By Cinescopia
Publicado: marzo 5, 2012

La historia nos presenta a Edward (Shawn Ashmore), un hombre de 30 años que vive en casa de sus padres sin muchas ambiciones en su vida. Ed conoce a un restaurantero mexicano, que lleva años sin visitar su tierra, nada más que Guadalajara, donde aprendió el oficio de músico de mariachi y que comparte con este chico que se queda prendado de la cultura para luego decidirse a viajar rumbo a la tierra de la música vernácula y el tequila. A su llegada conoce a Lilia (Martha Higareda), una chica hija de restauranteros de las Nueve Esquinas, que busca regresar a EE UU donde años antes estudió. Ahora Lilia le ayudará a Ed a convertirse en músico de mariachi, a cantar y tocar la vihuela.

La historia bastante simple sirve mas que para adentrarse en los personajes, es para dar un recorrido por la música y la cultura nacional. Hay números musicales como los que se veían en el cine de oro mexicano, momentos, lugares y festividades del año no salen mucho del estereotipo o pueden no empatar con la situación real, lo que para el público local puede causar extrañeza.

La música es un punto medular en la historia y pareciera que Ashmore invirtió gran parte de su capacidad actoral en las interpretaciones de temas como “Ay Jalisco no te rajes”, “Guadalajara” o “El Jinete”. La historia fue escrita pensando que habría números musicales, queriendo mostrar un México real sin ningún tipo de caricaturización, cuenta el guionista Cory Krueckeberg.

El retrato puede resultar entretenido para el público, y con gran significado para los mexicanos que radican “del otro lado”. Aunque la película aún no tiene garantizada su distribución, ni en este o el vecino país.